jueves, 11 de agosto de 2011

Trabajo Final - entrega

Fecha: Martes 16 de agosto, 7pm en el B-105a. El estudiante que tenga menos del 75% de asistencia no puede presentar la entrega final.
El trabajo es individual y consta de una charla de 5-10 minutos mínimo con presentación (sean creativos) y trabajo escrito. Todos los trabajos deben contar con: introducción, cuerpo del trabajo, conclusión y bibliografía. Todo texto de otro autor debe ser citado debidamente (NO COPIAR TEXTUALMENTE).
Tema: Comparación entre obras de arquitectura panameña y obras desde la prehistoria hasta lo visto en clase (desde Historia I hasta últimas tendencias).
Se escoge una obra de la lista. Deben explicar la obra y hablar sobre el autor. Luego se compara con una o varias de las diferentes corrientes o estilos arquitectónicos vistos en clase (tomando en cuenta características, materiales, función, forma, etc.). Las imágenes pueden ser fotografías explicando las comparaciones. Las obras escogidas son (NO SE PUEDEN REPETIR):
1. Teatro Nacional, Genaro Ruggieri (Juan Pablo Pardo).
2. Universidad de Panamá, varios*.
3. Torre HSBC originalmente Banco Unión, Richard Holzer (Edwards Thomas)
4. Torre HSBC, originalmente casa matriz del Chase Manhattan Bank, Richard Holzer.
5. Iglesia de San Antonio de Padua, Richard Holzer (Jeffrey Kalafsky)
6. Casa de Oración Bahai (David Acosta).
7. Edificio de la Administración de la Autoridad del Canal de Panamá (Mirian Acosta).
8. Archivos Nacionales, Leonardo Villanueva Meyer (Angela Contreras)
9. Centro Hospitalario Arnulfo Arias Madríd (CSS)
10. Gimnasio Roberto Durán, estadio Romel Fernández y Piscina Olímpica.
11. Basílica de Santiago Apóstol en Natá de los Caballeros (Alberto De León)
12. Real Contaduría o Aduana de Portobelo*.
13. Museo del Canal Interoceánico o Grand Hotel (Juan Carlos Wong).
*Pueden encontrar información en la WWW y en la Biblioteca Nacional.
El trabajo se calificará de la siguiente manera (total 100 puntos):
1. Pre crítica el martes 9 de agosto (se verá el tema escogido y la información recopilada hasta el momento): 5 puntos.
2. Presentación o charla: 30 puntos (sean creativos).
3. Trabajo escrito: 30 puntos.
4. Contenido e información de la obra: 15 puntos.
5. Comparación de la obra: 20 puntos.

Bibliografía para consultar:
Las manifestaciones artísticas en Panamá (Erik Wolfschoon) http://www.binal.ac.pa/buscar/cldetalle.php?id=222&from=l
Richard Holzer arquitecto (Biblioteca Nacional)
Libros de Samuel Gutiérrez (Biblioteca Nacional)
Libros de Alfredo Castillero (Biblioteca Nacional)
Libros y artículos de Eduardo Tejeira Davis (Biblioteca Nacional)

martes, 19 de julio de 2011

Breve resumen de Arquitectura Panameña

Panamá es el eslabón entre Norte y Suramérica, y entre el Atlántico y el Pacífico. Las tradiciones artísticas se remontan a la época prehispánica y colonial.

Período prehispánico

Hace más de 11000 años los seres humanos poblaron el Istmo. Esta época se conoce como precolombina o prehispánica, lo que sucedió antes de la colonización española. A diferencia de otras culturas americanas, los habitantes precolombinos panameños desconocían sistemas de escritura, por lo que este período se puede comparar con la “prehistoria” por la carencia de documentación escrita. Esto no quiere decir que por residir en pequeñas comunidades con chozas estuvieran exentas de estética, invención, sabiduría, y religiosidad. “Nuestros primitivos habitantes fueron grandes pueblos de orfebres, alfareros, escultores, etc. pero no fueron grandes constructores” (Samuel Gutiérrez).
Gracias a los hallazgos encontrados se puede decir que en Panamá existen gran cantidad de sitios arqueológicos, que se dividen en 3 zonas arqueológicas: Occidental o Gran Chiriquí (río Tabasará hasta el Valle del General en Costa Rica), Central o Gran Coclé (Golfo de Montijo hasta la costa central de la Bahía de Panamá) y Oriental o Gran Darién.
Un ejemplo de estos sitios del 500d.C. en adelante son: En el Gran Coclé, el sitio de El Caño (Parque Arqueológico El Caño esta ubicado al sureste del poblado El Caño, distrito de Nata, provincia de Coclé), donde se destacan los arreglos de columnas de basalto talladas y sin tallar, similares a los menhires prehistóricos, Tal vez definieron la cancha de juegos rituales que son muy parecidos a los que hasta hace poco practicaban los gnobes. Este sitio desempeñaba la función de un sitio de especial importancia ritual y social.
También cabe mencionar el sitio de Panamá Viejo (que se incluye dentro del Gran Coclé), una antigua aldea de pescadores donde se han encontrado restos de viviendas prehispánicas y gran cantidad de artefactos de orden ceremonial y de la vida cotidiana.

Período colonial

Este período inicia en el Istmo con la llegada de los españoles, y principalmente con la fundación de la ciudad de Panamá en 1519. Su urbanismo, que sigue las instrucciones del rey, refleja un intento de adaptación al terreno y la búsqueda de formalizar un modelo basado en un entramado regular de calles y manzanas alrededor de la plaza central.
Las técnicas constructivas fueron cambiando: cuando llegaron los españoles, los indígenas vivían en chozas. Los españoles empezaron a construir las viviendas de madera. Los edificios importantes (iglesias, conventos, cabildo, etc.) se construían de fábrica o de mampostería, construcciones u obras realizadas con piedra o ladrillo y unidas con argamasa o mortero de cal (mezcla de cal, arena y agua). Los huecos o agujeros en los muros se utilizaban para meter las maderas de los andamios y se llamaban mechinales. Todas las edificaciones de este tipo iban repelladas con mortero de cal. También existía la técnica mixta, que consistía en construir la planta baja de mampostería y la planta alta de madera.
En Panamá Viejo se han encontrado gran cantidad de objetos de la vida cotidiana, tanto los producidos en otros países como los producidos localmente. Estos artefactos dan fe de la destreza de los artesanos coloniales panameños. La ciudad fue destruida por Henry Morgan y sus hordas piráticas en 1671 y abandonada hasta principios del siglo XX.
Otras construcciones de la época se pueden encontrar en el área atlántica, como las fortificaciones de San Lorenzo el Real y Santiago de la Gloria y la Aduana de Portobelo. Cabe mencionar que, para llegar a Panamá, Henry Morgan atacó el fuerte de San Lorenzo, cruzó el río Chagres y llegó por tierra a través del Camino de Cruces a Panamá.
En el interior del país también se encuentran vestigios de esta época, como la Basílica de Santiago Apóstol en Natá de los Caballeros y la Iglesia de San Francisco de la Montaña. En ambas iglesias se han encontrado magníficos trabajos de ebanistería, lo que corroborado con documentación histórica indica a los expertos que tanto en la ciudad como en el interior del país existían talleres de artesanos de alta calidad. De estos trabajos se destacan los de San Francisco de la Montaña por la calidad de sus retablos.
Luego de que la antigua Panamá fuera destruida, se traslado en 1673 a lo que se conocía como “sitio de ancón” o el actual Casco Antiguo. En sus primeros años en este sitio se construyen las murallas de la ciudad y se mantiene la arquitectura colonial usando como cantera el sitio de Panamá Viejo. Se les da un espacio a todas las congregaciones religiosas de la antigua Panamá.
La vivienda mas antigua que podemos encontrar en el Casco Antiguo es la casa Góngora, que data de 1730 y todavía conserva gran parte de su estructura colonial. La tipología de las viviendas empezó a cambiar entre 1850, 1885 y 1915 a un estilo de influencia francesa primero y luego de influencia neoclásica. Para 1856 se eliminan las murallas de la ciudad y aparecen edificios como el Hotel Central y el Grand Hotel (hoy Museo del Canal Interoceánico) de marcado estilo francés.

Período Republicano

La arquitectura neoclásica introducida por Genaro Ruggieri es la “arquitectura oficial” de la época y se plasma en obras como el Teatro Nacional, el Palacio de Gobierno, el Palacio de Justicia, El Cabildo y el Instituto Nacional.
A principios del siglo XX destaca la arquitectura canalera, siguiendo el diseño americano de la ciudad jardín combinándolo con amplias avenidas simulando el Paseo del Prado en Madrid, España. Se destacan las arcadas continuas para uso peatonal, el trazado regular de la trama urbana, grandes cubiertas y ventanas rítmicas.
Leonardo Villanueva Meyer, arquitecto de origen peruano sigue el patrón de Ruggieri y se convierte en el arquitecto oficial del Gobierno. Esto lo plasma en el edificio de los Archivos Nacionales, la antigua casa Arias Feraud o casa de la Municipalidad y el Palacio de Gobierno o Palacio de las Garzas.
En los años 30 aparecen las nuevas barriadas de la Exposición y Bella Vista, al igual que un nuevo estilo: el “neocolonialismo” (también conocido como “arquitectura bellavistina”).

De los 50s a la invasión (1950-1990)

En este período aparecen las influencias internacionales de la arquitectura orgánica a través de Calvin Stempel y del funcionalismo en obras como la Ciudad Universitaria Octavio Méndez Pereira, el Hotel Panamá y el Hotel Continental.

Arte de los 90s hasta nuestros días

Las obras arquitectónicas actuales están influenciadas por las tendencias internacionales y la nueva tecnología (Ejemplo, los edificios inteligentes).

lunes, 18 de julio de 2011

domingo, 17 de julio de 2011

Trabajo Final

Fecha: Martes 16 de agosto, 7pm por confirmar.
El trabajo es individual y consta de una charla de 5-10 minutos mínimo con presentación (sean creativos) y trabajo escrito. Todos los trabajos deben contar con: introducción, cuerpo del trabajo, conclusión y bibliografía. Todo texto de otro autor debe ser citado debidamente (NO COPIAR TEXTUALMENTE).
Tema: Comparación entre obras de arquitectura panameña y obras desde la prehistoria hasta lo visto en clase (desde Historia I hasta últimas tendencias).
Se escoge una obra de la lista. Deben explicar la obra y hablar sobre el autor. Luego se compara con una o varias de las diferentes corrientes o estilos arquitectónicos vistos en clase (tomando en cuenta características, materiales, función, forma, etc.). Las imágenes pueden ser fotografías explicando las comparaciones. Las obras a escoger son (trabajo individual, 1 por persona, deben enviar el tema escogido por e mail siarroyod@gmail.com o “postearlo” en el blog):
1. Teatro Nacional Genaro Ruggieri (libro sobre Teatro Nacional de Anton Rajer), Juan Pablo Pardo.
2. Universidad de Panamá, varios (libro de Erik Wolfschoon)
3. Torre HSBC originalmente Banco Unión, Richard Holzer (libro de Richard Holzer)
4. Torre HSBC, originalmente casa matriz del Chase Manhattan Bank, Richard Holzer (libro de Richard Holzer), Edwards Thomas.
5. Iglesia de San Antonio de Padua, Richard Holzer (libro de Richard Holzer)
6. Casa de Oración Bahai (Biblioteca Templo Bahai), Juan Carlos Palma.
7. Edificio de la Administración de la Autoridad del Canal de Panamá (Biblioteca Autoridad del Canal), Mirian Acosta.
8. Archivos Nacionales, Leonardo Villanueva Meyer (Biblioteca Nacional)
9. Centro Hospitalario Arnulfo Arias Madríd (CSS, Biblioteca Nacional)
10. Gimnasio Roberto Durán, estadio Romel Fernández y Piscina Olímpica (Biblioteca Nacional), David Acosta.
11. Basílica de Santiago Apóstol en Natá de los Caballeros (Biblioteca Nacional)
12. Real Contaduría o Aduana de Portobelo (Biblioteca Nacional)
13. Museo del Canal Interoceánico o Grand Hotel (Museo del Canal o Biblioteca Nacional), Juan Carlos Wong.
El trabajo se calificará de la siguiente manera (total 100 puntos):
1. Pre crítica el martes 9 de agosto (se verá el tema escogido y la información recopilada hasta el momento): 5 puntos.
2. Presentación o charla: 30 puntos (sean creativos).
3. Trabajo escrito: 30 puntos.
4. Contenido e información de la obra: 15 puntos.
5. Comparación de la obra: 20 puntos.

Bibliografía para consultar:
Las manifestaciones artísticas en Panamá (Erik Wolfschoon) http://www.binal.ac.pa/buscar/cldetalle.php?id=222&from=l
Richard Holzer arquitecto (Biblioteca Nacional)
Libros de Samuel Gutiérrez (Biblioteca Nacional)
Libros de Alfredo Castillero (Biblioteca Nacional)
Libros y artículos de Eduardo Tejeira Davis (Biblioteca Nacional)

martes, 12 de julio de 2011

Últimas Tendencias

Las últimas tendencias de la arquitectura tienden cada vez más a basarse en lo que dicta el mercado y la economía: expresan la cultura del capitalismo. En los últimos años, por un lado se ha desarrollado la figura del arquitecto famoso, tipo estrella de Hollywood, o “starchitect” que participa en los grandes concursos y diseña los grandes edificios. Zaha Hadid, Renzo Piano, Santiago Calatrava y Norman Foster representan este tipo de arquitectos. Por otro lado existen pequeñas firmas de arquitectos que se dedican a proyectos pequeños en tamaño pero grandes en intensidad, como Glenn Murcutt y Peter Zumthor. En el medio surgen los arquitectos jóvenes que están cambiando la forma de ver la arquitectura como BIG, SAANA y Michel Rojkind. La arquitectura es una disciplina cambiante, pero no se debe dejar a un lado la premisa de que estamos diseñando en función de las personas y no para nuestro propio ego.

High Tech: la arquitectura de la alta tecnología

En los años sesenta se desarrolló la idea de la casa como una obra de arte técnicamente organizada. Esta arquitectura, llamada “high tech”, tiene sus orígenes en el Crystal Palace de Londres construido en 1851 por Joseph Paxton, y en otras obras de ingeniería del siglo XIX. Sin embargo, el planteamiento de estas construcciones de separar el diseño de la necesidad constructiva lo continuaron muy pocos arquitectos tras la Segunda Guerra Mundial; entre ellos el ya mencionado Nervi, que construyó ante todo naves con piezas de hormigón prefabricadas, de manera similar a lo que había hecho Paxton en el Crystal Palace, en este caso con hierro.
Desde aquel edificio pionero, la arquitectura de alta tecnología se ha preocupado esencialmente por la sustitución más amplia posible de las paredes exteriores por un muro-cortina de cristal. En ella también se incluyen las construcciones de membranas extremadamente finas, como las que desarrolló el ingeniero Frei Otto para el pabellón alemán de la Exposición Universal de Montreal de 1967, junto con el arquitecto Rolf Gutbrod o, de forma todavía más espectacular en el Estadio Olímpico de Munich de 1972, con Gunter Behnisch. La cubierta del estadio, en forma de tienda de campaña, recuerda una tela de araña, no solo por casualidad. Otto desarrolló sus estructuras en tentativas empíricas: endureció telas de araña mojadas con gotas de agua con fijador y después transformó esta imagen. Las burbujas de jabón también le inspiraron sobre la relación óptima de material respecto a la tensión de la membrana.
El inglés Norman Foster, uno de los representantes principales de la arquitectura de alta tecnología, fijó unos paneles de cristal estrechos y alargados en los cantos saledizos del techo del edificio de oficinas de Willis Faber & Dumas, en Ipswich, y colgó de ellos unas láminas de vidrio rellenando las juntas con silicona. Puesto que al mismo tiempo los paneles apuntalaban el muro cortina de cristal (structural glazing), las fachadas, ligeramente oscilantes debido a la irregularidad del terreno, pudieron acristalarse sin necesidad de usar marcos metálicos.
En los años 80, Norman Foster desarrolló de la forma ejemplar otro de los temas preferidos de la arquitectura de alta tecnología en el edificio administrativo del Hong Kong Shanghai Bank: la vistosa enajenación de la construcción que se sitúa en lo posible en la fachada. Foster compuso el edificio a base de puentes situados unos encima y al lado de otros que soportan los pisos de oficinas. De esta forma y a la vista de los precios prohibitivos del suelo en Hong Kong, fue posible aprovechar al máximo el terreno sin interrumpir el tráfico durante la construcción, que tuvo que llevarse a cabo en tiempo mínimo. Con este edificio también pudo cumplirse el principio de dejar la planta baja libre.
El Centro Pompidou de París, una de las construcciones más famosas de la arquitectura high tech, se mueve entre el deseo de amplios espacios multiusos y la acentuación de los elementos técnicos y constructivos. Richard Rogers y Renzo Piano, los arquitectos de este centro construido entre 1971 y 1977, trasladaron toda la técnica doméstica al exterior, mostraron abiertamente las instalaciones sanitarias, escaleras mecánicas, ascensores y tuberías. El dúo de arquitectos creó de esta forma edificios mecanicistas y técnicos, cuya estética surge de la ambivalencia de la construcción y el estilo. Rogers volvió a aplicar la misma estructura en 1986, en la nueva central del grupo asegurador Lloyd’s de Londres.

Deconstructivismo

Su nombre deriva de la exposición “Deconstructivist Architecture” organizada por Philip Johnson y Mark Wigley en 1988 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), que intentó establecer el nuevo estilo. En dicha oportunidad mostraron el trabajo de siete estudios de arquitectos estadounidenses y europeos: Frank Owen Gehry, Daniel Libeskind, Rem Koolhaas / Office for Metropolitan Architecture –OMA, Peter Eisenman, Zaha Hadid, Wolf Prix y Helmut Schwizinsky, Coop Himmelblau y Bemard Tschumi. Basándose en conceptos filosóficos de Jacques Derrida, sus representantes desarrollaron un lenguaje formal elitista que eleva al extremo la abstracción de la modernidad y trabaja sobre todo con la exageración de motivos conocidos. Sus intérpretes los sitúan en el contexto histórico intelectual de la modernidad, por lo que también se denominó “Nueva Modernidad”.
No obstante, los deconstructivistas buscan una forma espectacular y ostentosa que exprese su oposición a las normas de construcción y ornamentación, sin tener en cuenta el cumplimiento de las exigencias funcionales, por lo que a menudo las obstaculizan. El lema concebido por Bernhard Tshumi para la deconstrucción fue “form follows fantasy” (la forma sigue a la fantasía, derivado del conocido “form follows function”). Otras fuentes de inspiración de los deconstructivistas fueron los artistas vanguardistas rusos de principios del siglo XX, como los constructivistas y los suprematistas.
A partir de todo ello se desarrolló el concepto de “perfección perturbada”: el conjunto aparece como si alguien hubiera jugado con cubos de madera y sin querer hubiera tropezado con el tablero, de manera que las piezas se hubieran movido, y esto sirviera de modelo. A menudo elementos delicados y ribeteados se hallan dispuestos junto a monstruosos y gigantescos, de la forma que la estructura de impresión caótica produce un efecto inestable, como si fuera a derrumbarse en cualquier momento. La arquitectura deconstructivista intenta ahuyentar por todos los medios la percepción común y sin analizar de la arquitectura, y a través de esta distanciación, conseguir que el arte de la construcción se pueda percibir de nuevo y directamente como tal, es decir, como arte. Elementos inclinados como si se hubieran venido abajo, formas apiladas y torcidas, son típicas del deconstructivismo.
Otros acontecimientos importantes en la historia del movimiento deconstructivista fueron el concurso internacional del parisino Parc de la Villette (especialmente la participación de Jacques Derrida y Peter Eisenman y el primer premio de Bernard Tschumi) y la inauguración en 1989 del Wexner Center for the Arts en Columbus, diseñado por Peter Eisenman.
El arquitecto americano Frank O. Gehry, pionero de este movimiento, utilizó listones, chapa ondulada y otros materiales baratos para reformar su casa en Santa Mónica. Su
Casa Danzante diseñada con Vlado Milunic (Praga 1997) es conocida como “Ginger y Fred” por el parecido de sus formas con esta famosa pareja de baile.
El Museo Guggenheim ha jugado un papel fundamental en la revitalización urbanística y en la transformación de la zona, además de convertirse en el símbolo de la ciudad de Bilbao, España. El edificio constituye un magnífico ejemplo de la arquitectura más vanguardista del siglo XX y representa en un hito arquitectónico por su diseño innovador tanto en el exterior como en los espacios interiores, conformando un seductor telón de fondo para la exhibición de arte contemporáneo.
Inspirado en las formas y texturas de un pez, se puede considerar una escultura, una obra de arte en sí mismo. Las formas no tienen ninguna razón geométrica ni se rigen por ninguna ley. El museo es fundamentalmente una cáscara que evoca el pasado industrial y la vida portuaria de Bilbao. Se compone de una serie de volúmenes interconectados, unos de forma ortogonal recubiertos de piedra y otros de forma orgánica cubiertos por una piel metálica de titanio. La conexión entre volúmenes está dada por la piel de vidrio. El museo se integra a la ciudad tanto por su altura como por los materiales empleados. Al encontrarse por debajo de la cota de la ciudad, no sobrepasa al resto de los edificios. La piedra caliza, de tono arenoso, fue especialmente seleccionada para este fin. Visto desde el río, la forma del edificio se asemeja a un barco, mientras que visto desde arriba posee la forma de una flor.